Electroestimulación

Electroestimulación (gimnasia pasiva)

Este tratamiento se realiza a través de un equipo que genera impulsos eléctricos, se transmiten a través de la piel directamente a los músculos, los cuales se contraen y relajan rítmicamente con mayor o menor intensidad, según la potencia que se le dé. Al principio lo utilizaban los deportistas para aumentar su rendimiento y recuperarse de sus lesiones. Desde hace unos años se aplica también en el campo de la estética, combatiendo así la excesiva flacidez y mejorando el aspecto de la piel de forma espectacular.

Tarifas entre 15 y 18 €, consúltanos para más información.

La estimulación muscular por gimnasia pasiva se lleva a cabo mediante la aplicación de corrientes excitomotoras, las cuales producen una contracción muscular semejante a la de un ejercicio físico natural.

Los efectos fisiológicos de la electroestimulación son los siguientes:

  • Sobre el sistema neuromuscular, actúa provocando un aumento del tono muscular, lo que la hace indicada en casos de flacidez e hipotonía muscular.
  • Las contracciones musculares, actúan sobre el sistema circulatorio, provocando una estimulación de la circulación sanguínea de retorno y de la circulación linfática. Por este efecto, está indicada la gimnasia pasiva en tratamientos de afecciones circulatorias de retorno, edemas etc,
  • Sobre el metabolismo local, se produce un estímulo del mismo, con aumento de los intercambios metabólicos.
  • Sobre la sensibilidad, estas corrientes provocan una sensación de hormigueo cuando su intensidad alcanza el umbral de sensibilidad.

 

Entre las indicaciones estéticas cabe descartar:

  • Flacidez y atonía muscular.
  • Estasis y trastornos de la circulación de retorno.
  • En tratamientos de adelgazamiento para evitar la flacidez consecuente al mismo.
  • En tratamientos anticelulíticos, para mejorar el componente edematoso de este proceso.

También te puede interesar...

Nuestras marcas